14 marzo 2007

La electricidad


Cuando era pequeña, más pequeña aún que ahora… mi madre era “la manitas” de mi casa; ponía los cuadros, las lámparas, cortinas, etc… todo a “su manera”, muy particular, aún hoy en día sigue haciéndolo, incluso en mi casa; de ahí mis cuadros pegados con pegamento, para no hacer agujeros, los plafones (creo que se llaman así) también pegados al techo del baño, que con la humedad se van desprendiendo y hay que tener un cuidado especial en que cuando caigan, no lo hagan encima de cualquier cabeza que pueda estar en ese momento en esas habitaciones…

Y sobretodo, tenía su forma particular de arreglar los enchufes de la casa. Cuando se estropeaban, cortaba los cables con unas tijeras y dejaba las dos tirillas de cobre al aire, para poder introducirlas dentro de las correspondientes tomas de corriente… recuerdo las numerosas ocasiones en las que, cuando iba a estudiar y enchufaba de esta forma tan “de casa de mis padres”, la lamparita de mi habitación recibía una pequeña o no tan pequeña descarga eléctrica.
Algunas veces, creo recordar, que ponía un dedo en el cobre conscientemente... sí, sí, ... ahora ya me acuerdo, era conscientemente...

Supongo que de esta etapa de mi vida, ahora, me viene mi afición por los juguetes eléctricos.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahora entiendo!, con razón ese día fue una sorpresa tan agradable y ahora es un juguete entretenidísimo.

Nada como los recuerdos de la infancia... incluyendo el uniforma de colegio.

Besos,

A&E

Nina dijo...

usuario no anómino:

Bueno, hay que ir también evolucionando, no? ;)

Ahhh, claro, ahora entiendo lo otro también... rodeada de tantas niñas con faldita de uniforme... ves? si todo me va a venir de mi infancia!!

lesënok dijo...

Me encanta la foto, te la robo


Parece que vivías en una casa de cuento... como cuando las puertas eran de chocolate con picaportes de caramelo... jejeje

Vade retro dijo...

Mira que curioso...el recuerdo que tengo de mi madre es muy similar al tuyo respecto a las "reparaciones" ¿De ahí provendrá también la afición?
;-)
Un besito guapa.

diarideunaSM dijo...

Primero que todo, lo siento por no haber vuelto. Es que con el trabajo y los estudios no puedor..
Los juguetes electricos para mi son los más divertidos, pero también los más crueles. Será por eso que me encantan.

ypariolaabuela dijo...

...esta chica es una "chispa"

Lady Lune dijo...

Creo que todavía no te he dado un calambrazo...
Siempre he sido muy eléctrica, por eso cierro la puerta del coche de un culetazo, sino me quedo tiesa.

lesënok dijo...

yo los cierro con el codo, pk creo k asi duele menos... a mi tb me dan, los coches no me quieres jo

Nina dijo...

lesënok:
Me imaginaba que te iba a gustar la foto ;)
Sí, una curiosa casa la mía, sí

Nina dijo...

Vade:
Que bueno que volviste :)
Vaya aficiones!!

diariodeunasm:
Anda! te di por perdida!!, que bueno volver a leerte.
ajaja! bueno, a mi cada día me gustan más los juguetitos eléctricos ;)

Nina dijo...

ypariolaabuela:
jeje! tú sí que eres una chispa!

Nina dijo...

ladylune:
Bueno, espero volver a encontrarnos a ver si nos damos o no chispas ;)
con un culetazo aja!

lesënok:
Yo hago cosas de lo más curioso para cerrar las puertas de los coches, me pongo la manga por la mano, cierro con un solo dedo en el cristal... pero a veces.. pongo toda la manaza en la puerta para sentir la chispa ;)

Saúl dijo...

Que curioso artículo.

Recuerdo que de niño siempre introducía un clavo en los enchufes de casa y me pegaba tal electrocutada que se ponían los pelos de punta.
Claro ya de grande prefieo otro de introduciones que me pone mas que los pelos de punta :)